La Genética Predecirá Talentos y Enfermedades

Por: 
Ricardo Muñoz Munguía

El conocimiento de la genética humana permite conocer el futuro sobre la forma física y el talento intelectual con el que nace cada persona; además ayuda a descubrir a qué tipo de enfermedades es propenso cada individuo y, por consiguiente, a tomar medidas que lo alejen del riesgo que puede aparecer en la “ruta” de vida. Sobre este tema se mantuvo una charla con el doctor José María Cantú, egresado de la UNAM y especialista en Genética Humana, fundador de la Red Latinoamericana de Genética Humana e integrante del Consejo de la Organización del Genoma Humano (HUGO, por sus siglas en inglés). Cantú ha coordinado recientemente la organización del congreso mundial de la HUGO en Cancún (Abril 27-30, 2003), primera vez en un país Latinoamericano, en el que se celebraron los 50 años del descubrimiento de la estructura del ADN y el final de la secuenciación del Genoma Humano, “el final del principio” como dijese Francis Collins, Director del Proyecto del Genoma Humano. Cantú habla acerca de la importancia de la investigación en genética y los alcances de esta ciencia, principalmente  en México a pesar del escaso presupuesto que se destina para su desarrollo.

 

‑La organización (HUGO) señala que a más tardar en cinco años un recién nacido podrá tender su mapa genético. ¿Qué opinión nos da al respecto?

 

‑En realidad lo que se ha planteado es el hecho de que en cinco años mas será factible obtener la secuencia del genoma de un individuo con un costo aproximado de 10,000 Pesos. De algún modo los genes indicarán la ruta de vida más fácil y placentera a cada individuo, profesionalmente hablando. Aunque ya existen investigaciones genéticas específicas es importante subrayar que dentro de cinco años, antes de que un bebé abandone el hospital donde nació, podrá tener  su mapa de vida, es decir, los padres podrán conocer su genoma, los genes en si, tanto los normales como aquellos que pueden representar una carga patológica. Con el conocimiento de ello, se podrán prevenir y de algún modo evitar problemas para el niño en su futuro ya que se conocerán las enfermedades a las que es candidato en su edad adulta. Por otra parte, se podrá descubrir de alguna manera, la predisposición a desarrollar ciertos talentos.

No obstante, es indispensable dejar claro que el tener conocimiento también puede crear desventajas, sobre todo si tal conocimiento es divulgado y utilizado para estigmatización y discriminación. De ahí que la confidencialidad y el carácter privado de la información genética  debe ser privilegio exclusivo del individuo o de sus padres o tutores.

 

‑Además de esta exposición, ¿se podría pensar en ubicar al recién nacido en un futuro su perfil profesional o en algún oficio?

 

‑Hay varios estudios que indican ciertas potencialidades, de disposición a las artes, por ejemplo. Pero también existen otras que implican riesgos de sufrir deterioro si se practica algún oficio. Por ejemplo, el “síndrome de demencia pugilística”, es decir el deterioro neurológico similar a la Enfermedad de Alzheimer que se observa en algunos boxeadores, está relacionado  con la doble fórmula de una variante, la E4,  del gene de la Apolipoproteína E (APOE). Así, aquellos individuos que tengan dicha fórmula E4/E4 y que se dediquen a cualquier actividad que implique traumatismo cerebral crónico (boxeo, futbol, karate, etc.), tiene un riesgo mayor de sufrir deterioro mental que quienes no la tienen. Ello es un ejemplo claro de que la dedicación a determinados oficios estará condicionada por los genes.

Por otra parte, sería importante conocer los genes que dan ciertas habilidades, por ejemplo para la música, que permita a una familia ser promotora de tales o cuales talentos.

 

‑Estas posibles investigaciones, además de ayudarnos a conocer el físico y el posible talento futuros, ¿también descubre las debilidades?

 

‑Han sido justamente las deficiencias físicas y mentales, retos de la Medicina de siempre, las impulsoras del estudio de los genes. Tradicionalmente, ocupaban la atención de los Genetistas los problemas congénitos. Actualmente, con el desarrollo de la Biología Molecular y su aplicación a  la investigación biomédica, es impresionante el número de enfermedades del adulto a las que se les está encontrando un componente genético. Por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer tiene ya 8 formas hereditarias diferentes, es decir, que hay por lo menos 8 genes diferentes cuyas variaciones pueden producir la enfermedad. De modo que es posible saber mucho antes de que haya manifestaciones clínicas -incluso desde antes de nacer- si alguien trae un gene predisponente. Descubrir estos genes permite, por lo pronto tomar algunas medidas preventivas; no obstante, las cuestiones éticas que plantean los diagnósticos presintomáticos requieren mucha reflexión e investigación de los aspectos psico-sociales. Así pues, las enfermedades idiopáticas (de causa desconocida), están dejando de serlo ya que ahora sabemos de múltiples causas genéticas  de la diabetes, la hipertensión, varias cardiopatías, el cáncer, etc.. Tales conocimientos permiten no solo hacer medicina predictiva sino también preventiva, ya que, por ejemplo, en la diabetes pueden indicarse hábitos dietéticos y de vida cotidiana que mejoren las perspectivas de salud.

 

-¿Los genes pueden modificarse, es decir se puede moldear, de algún modo, a un individuo?

 

- Sí.  Es posible modificar los genes de las células germinales, óvulos y espermatozoides, así como de embriones tempranos. Esto se ha hecho en diferentes animales de experimentación, incluyendo monos transgénicos a los que se les ha agregado un gene humano, pero en el humano esta definitivamente prohibido. En lo que sí se está trabajando arduamente es en la modificación de  las células somáticas (del cuerpo), para curar el cáncer por ejemplo. A este respecto, recuerdo una pregunta que me hicieron sobre si se podrían eliminar los genes del dolor. No conocemos todos los genes que participan en el fenómeno del dolor, sin embargo, hay una rara forma de analgesia hereditaria que hace insensibles al dolor a quienes tiene el gene que la determina, estas personas sufren frecuentemente quemaduras y traumatismos severos, que a la larga les producen deformaciones y otros defectos estéticos.

 

-¿En la clonación, los individuos nacerán con las mismas capacidades físicas e intelectuales?

 

-No. Hay más de seis mil millones de genomas en el mundo. Cada genoma es único e imposible de reproducir ni siquiera por clonación. Los gemelos idénticos son propiamente clones naturales que, si bien presentan gran similitud en su apariencia física, tienen diferencias a nivel genómico.

 

-¿Qué se puede hacer con un bebé que tiene retardo mental?

 

-Hay muchos problemas genéticos que causan retardo mental. Estos son los grandes retos que continúan vigentes, pues no obstante que se descubren los genes y las mutaciones que los causan, los tratamientos no llegan aún.   Tenemos todavía que recurrir a la ayuda terapéutica que ofrecen la rehabilitación y demás técnicas afines. no se puede hacer nada, desgraciadamente. En los casos de deterioro mental durante la vida adulta, hay que ser sumamente cuidadosos en proporcionar información, pues se conocen varios casos de suicidio en personas  sanas, presintomáticas, que fueron informadas acerca de futuros padecimientos.

 

-¿En qué medida México, a través de sus instituciones, colabora al avance de este desarrollo científico?

 

Los investigadores Mexicanos del área de la genética humana colaboran de algún modo al desarrollo de este conocimiento. La contribución es bastante modesta comparada con la de los grupos de países desarrollados, debido a un reducido número de investigadores así como a los escasos fondos para apoyo de la investigación en México, esto condimentado con ciertos terrores burocráticos. En países como Estados Unidos de Norteamérica, Alemania, Francia o Japón, los apoyos gubernamentales son muy nutridos dándole a la investigación científica, el verdadero valor que en nuestro país no se ve. Aun así seguimos contribuyendo al estudio del genoma humano. Los nuevos conocimientos llegan de inmediato, la transferencia de la tecnología igualmente y las aplicaciones se llevan a cabo en la medida de lo posible.

Uno de los retos más grandes que enfrenta la medicina mexicana es la de integrar todos estos conocimientos y técnicas para el diagnóstico y tratamientos al uso cotidiano en clínicas y hospitales. De ahí que se requiere un gran esfuerzo en cada una de las áreas de especialidad médica para lograrlo. Por ejemplo, la cardiología es una de las áreas que se ha visto con más influencia o con mayor avance en el conocimiento en genes que predisponen a problemas cardiovasculares. La hipertensión arterial esencial tiene más de cien diferentes genes cuyas mutaciones se han visto asociadas a este problema. Por ello es un tanto incongruente que el Instituto Nacional de Cardiología -institución que tanto prestigio ha dado a la Medicina Mexicana- no tenga un departamento de genética.

Por otra parte, los costos de todos estos beneficios se han incrementado por lo que la medicina cada día se ha vuelto cada vez más cara, de todas maneras debemos intentar que todos estos beneficios lleguen a toda la población de la mejor manera.

La UNAM está haciendo un papel muy importante, en el Instituto de Fisiología Celular funciona ya el primer laboratorio de microarreglos de ADN -técnica que requiere alta tecnología robótica y bioinformática- que hace posible estudiar en una laminilla hasta 50 mil genes; este laboratorio es el primero que funciona en América Latina. Por otra parte hay una comunidad de investigadores que ya utilizan la tecnología del genoma humano que es aplicable también al estudio de parásitos y microbios nocivos para la salud.

México es un país pobre, muchos millones de Mexicanos no tienen seguro médico. Ni siquiera un “paquete cures” aliviador. La medicina, actividad tradicionalmente humanista -altruista en todos sentidos, es vista ahora como negocio, de modo que sus productos diagnósticos y terapéuticos resultan cada vez mas costosos e inaccesibles para las mayorías. De ahí que se esté produciendo una especie de paupericidio (del Lat. Pauper: pobre, y caedere: matar), que si bien es silencioso no se puede considerar inconsciente. Se trata de los pobres del mundo. Donde quiera se encuentren, en países ricos o pobres. De ahí el dilema que surge en cuanto al tipo de Sistema de Salud que mas conviene para poder hacer accesibles los beneficios de la nueva Medicina a todos los seres humanos. Es obvio que los sistemas que tienden hacia una medicina privatizada son excluyentes. Los sistemas de protección universal, como el de Canadá y en general de los países de Europa, son los que a la larga ofrecen la posibilidad de un buen ejercicio de los derechos humanos, de la equidad y la solidaridad.

 

DR. JOSÉ MARÍA CANTÚ, destacado investigador genetista mexicano, único miembro latinoamericano del Consejo de la Organización del Genoma Humano (HUGO por sus siglas en inglés).

Publicado en la Revista: